La balsa de Caronte

La balsa de Caronte
José Benlliure. La barca de Caronte (1919). Valencia, Museo de Bellas Artes

domingo, 13 de junio de 2010


Solo por un segundo.
Solo por un segundo me gustaría estar contigo, solo por un segundo quisiera que lloraras conmigo, solo por un segundo moriría por ti, en un simple segundo moriría contigo...
Un eterno segundo, si, en un eterno segundo todo cambia, en un pequeño suspiro nos alejamos, en un momento efímero te alejas y me dejas en la soledad mas fría y desconsoladora, pero en un solo segundo tu aliento cálido me envuelve, en un segundo la nostalgia se vuelve anhelo, la melancolía se transforma en un gran consuelo...
Las lagrimas desaparecen en un segundo, los sueños los destruimos en un suspiro, el amor surge en un parpadeo, la soledad en un segundo es eterna, la pena se acumula en los ojos sin sentido, y tan solo en un segundo lloro las lagrimas más crudas del mundo, mientras en un segundo te has ido...
Solo basto un segundo, te e odiado en un segundo, te he amado toda una vida, la cual se resume a un segundo, te extraño ahora más que nunca y tan solo te fuiste un segundo, creo nuestras vidas están basadas en segundos, y me gustaría que lo que ahora siento solo durara un segundo, pero el hueco en el pecho aun no se ha ido, el llanto en los ojos aun fluye constantemente, que demonios es esto...
¡No!, mi pequeña amada, ¡no!, esto no duro un segundo, los sueños no se fueron en un segundo, aun que así lo quisiéramos no desaparecen como el humo del cigarrillo, aun siguen, siguen eternos, no son efímeros...
En un segundo dije TE AMO sin pensar en consecuencias, en un segundo te hice sufrir sin demora, en un solo segundo te estoy extrañando toda una eternidad, por un segundo moriría sin piedad, en un segundo, valla, en un segundo te he dejado escapar...
¡Qué injusto! quizás, solo me da miedo pensar que en un segundo te vas, que injusto pensar que en un segundo te he perdido, que injusto es volver a la realidad, mmm, sí que injusto fue dejar de pensar...
Pero ahora qué más da, hora ya no estás y no puedes escuchar que solo un segundo me basta para pensar que podría pasar mi vida junto a ti, aun sigue siendo injusto, porque no estás, y tan solo en un segundo mi alma he de destrozar por solo un segundo me basta para reflexionar y realmente me gustaría cambiar, porque en ese segundo te hice enojar...
Aun no lo puedo evitar y basto más de un segundo para que me pueda disculpar....
Si solo basta un segundo para arruinar mi más puro AMOR por ti, pero aun me queda una eternidad para amar, para amar lo que eres, para suspirar lo que haces, para llorar cuando te vas, lamentó decirlo porque sé que esto es injusto, pero... te AMO no es tu culpa, pero basto solo un segundo para hacerte huir...
Solo espero que en este efímero segundo logre hacer que dejes de llorar...
"Te AMO, y a beses me gustaría no ser tan idiota y poder decírtelo hasta el amanecer... De repente tú apareciste delante de mí en un sueño fugaz... Por favor olvídalo todo, yo solo quería estar a tu lado... Siento mucho haberte causado tantos recuerdos tristes".

1 comentario:

dayna dijo...

orale que triste.... sabia que escribias pero no habia leido algo tuyo tan denso y.... que triste.